martes, 31 de enero de 2012

Historia de la ACG-ACNR

JOSÉ BRACHO CAMPOS, ISMAEL BRACHO CAMPOS, DEMÓSTENES LOZANO VALDOVINOS, SANTOS MELÉNDEZ BAILÓN , I

La trayectoria histórica 
de la ACG-ACNR

Este 2 de febrero de 2012 se cumple el XL Aniversario de la caída del Comandante guerrillero Genaro Vázquez Rojas en las cercanías de la Ciudad de Morelia.
Con su muerte se cerraba un ciclo de luchas que por aproximadamente doce años, éste encabezó con la Asociación Cívica Guerrerense/Asociación Cívica Nacional Revolucionaria, junto con destacados compañeros como Antonio Sotelo Pérez, Blas Vergara Aguilar, Rosendo Radilla, Rogelio Juárez Godoy, Teodoro Bello, Roberto Olea, Fernando Sandoval, Luis Cabañas, Elpidio Ocampo Mancilla y muchos otros de los distintas regiones y municipios del Estado de Guerrero. A quienes se unieron a partir de 1963, los jóvenes integrantes del Grupo Melchor Ocampo conformado por estudiantes guerrerenses de la Escuela Nacional de Maestros, entre otros: Roque Salgado Ochoa, José Bracho Campos, Ismael Bracho Campos, Donato Contreras Javier, Fausto Ávila Juárez, Demóstenes Lozano Valdovinos, el estudiante universitario Pedro Contreras Javier y los dirigentes campesinos como Pedro Cortés Bustos, Santos Méndez Bailón, Bernardo Reyes, Porfirio Mercado, entre otros.
La Asociación Cívica Guerrerense (ACG) fue fundada en 1959 en la Ciudad de México por un grupo de guerrerenses, quienes junto al pueblo hastiado, se organizaron con el propósito de poner fin a ese orden de cosas de los desmanes cometidos por el gobernador de turno Raúl Caballero Aburto (1957-1960). General de ejército del grupo de los “penicilinos” que contaba con largo historial represivo y estableció un orden de terror y latrocinio en la entidad como método de “acumulación originaria de capital” en Guerrero.
El propósito de esta agrupación fue hacer factible los mandatos y el espíritu de la Constitución de 1917 y pugnar por la transformación democrática del Estado de Guerrero, por las vías y cauces legales, mediante la movilización popular y ciudadana (período de1959-1966).
En ese lapso puede distinguirse: el inicio a fines de 1959 y principios de los años 60s, cuando en una rápida gira de trabajo y reuniones por Acapulco y la Costa Grande; Genaro Vázquez y Antonio Sotelo, establecieron los contactos y aunaron las voluntades con los dirigentes de organizaciones sociales de estas regiones para preparar la batalla política contra el régimen aburtista.
Fue también en el año 1960, cuando los cívicos encabezados por Genaro recorrieron la Tierra Caliente de Teloloapan a Ciudad Altamirano para organizar el movimiento, sufriendo la respuesta represiva por parte de las autoridades estatales.
Dado el profundo y amplio descontento del pueblo guerrerense y el enrarecido clima social provocado por el cacicazgo aburtista, esto generó una serie de acciones y reacciones entre los contendientes que desembocaron en las grandes protestas populares (una insurrección civil contra el poder local) en Chilpancingo, capital del Estado, a las que se fueron sumando actores políticos importantes de Acapulco, de Iguala, de Taxco y de la propia capital, entre éstos, el estudiantado universitario que declaró una huelga indefinida, jugando un papel clave en el movimiento anticaballerista.
En el otoño de ese año se estableció un interregno: el movimiento cívico popular abarcaba la mayor parte del Estado ganando los espacios públicos y exigía al gobierno federal la desaparición de poderes, frente a un gobierno local paralizado carente de legitimidad y fuerza propia que cada vez más recurría a los métodos de represión violenta selectiva con los cuerpos policíacos responsables de innumerables crímenes que al ser insuficientes éstos frente a la movilización popular, clamaba por la intervención directa creciente del ejército.
El desenlace no se hizo esperar: un soldado asesinó a mansalva a un obrero electricista que colocaba una manta en un poste generando la airada protesta de la gente reunida frente al edificio docente de lo que ahora es la Universidad Autónoma que como respuesta tuvo la orden del jefe militar de la zona de abrir fuego contra la multitud: fueron asesinadas 16 personas y heridos decenas de asistentes al mitin.
Ante el tamaño del crimen colectivo, al fin el presidente de la república Adolfo López Mateos que se resistía, dio luz verde al Congreso de la Unión para decretar la desaparición de poderes en Guerrero y Caballero Aburto fue sustituido por el ministro de Suprema Corte, Arturo Martínez Adame, el 4 de enero de 1961.
.
* Los autores fueron partícipes de la lucha de Genaro Vázquez y por tanto, parte de la historia que narran.
.
Consulta en:
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2012/01/31/index.php?section=opinion&article=002a1soc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada