martes, 15 de mayo de 2012

Presentan libro “Totolapan: historia de un pueblo olvidado”

Con el objetivo de escribir la historia del municipio más extenso de Tierra Caliente de Guerrero e insertarlo en el conocimiento de los diferentes pueblos de la región y del Estado, hace veinticinco años Bolívar Ochoa Díaz inició una amplia y bien documentada investigación en diversos archivos de la entidad y de la capital del país, cuyo resultado lo plasmó en “Totolapan: historia de un pueblo olvidado”, editado por Anaya editores. El libro fue presentado la noche del pasado jueves 03 de mayo en la Casa Guerrerense, cuyos comentarios corrieron a cargo del propio autor, Fernanda Anaya Gómez, Miguel Ángel Vergara Gustavo y Alberto López Escalante. Pese a que no se trata de un texto de reciente data, puesto que la primera aparición se dio en 2008, su relanzamiento es justificado por su alto contenido. A través de la historia de un pueblo olvidado, perdido en la extensa geografía nacional, el autor de este libelo invita al lector a un viaje hacia las raíces que caracterizan nuestro presente. Nos anima a rescatara la historia de municipio calentano, que ha sido un permanente esfuerzo por forjar su propio destino. Con prólogo del periodista de El Sur, Gregorio Urieta, y una presentación de Juan Albarrán Castañeda, el texto consta de trescientas tres páginas organizadas en quince capítulos que escudriñan el pasado y presente del municipio que vio nacer a su autor, aderezado con una galería de personajes de esta municipalidad. Ochoa Díaz ofrece una nueva versión del significado de su tierra natal Totolapan: lugar de aves en el río, y no como erróneamente se ha interpretado en documentos oficiales “lugar de río con guajolotes”. Hizo un llamado a las autoridades del gobierno del estado para instruir a las instituciones competentes, en especial a la Secretaría de Educación, a reescribir la historia. Asimismo, demuestra que Eva Sámano Bishop, esposa del ex presidente de la República Adolfo López Mateos, quien instituyó los desayunos escolares, fue originaria de San Nicolás del Oro, de este municipio. En su momento, Fernanda Anaya señaló que es una obra bien estructurada, con prosa ágil y enriquecedora, que aporta datos invaluables y refleja el cariño que el autor siente por su tierra natal. En su turno, Miguel Ángel Vergara comentó que el escritor es un guerrerense y una figura intelectual contemporánea, comprometida, seria, honesta y rigurosa en lo que escribe, aporta conocimientos escondidos e invita al lector a introducirse en una lectura sencilla y comprensible de la evolución de un pueblo nacido en la época prehispánica y ofrece hechos que nos hace recordar la cultura de nuestros ascendentes. “Con el ánimo preocupado del autor, por revelarnos más datos sobre la fundación de Totolapan, con fundamento en los principios de la investigación científica, acude a fuentes que lo llevan a afirmar , que la fundación del nuevo pueblo, ahora con el nombre de San Miguel Totolapan fue el 29 de septiembre de 1560, por el fraile Juan Bautista de Moya y Valenzuela, conocido como el “Apóstol de la Tierra Caliente” y a quien se le atribuye la construcción de la iglesia de San Miguel Arcángel de cantera, a cal y canto como uno de los edificios oficiales más importantes del corazón de la población.” Por su parte, López Escalante coincidió con lo planteado por Vergara, afirmando que la obra tiene fundamentos historiográficos como ninguno otro, producto de una larga investigación ardua, compleja y reflexiva. Por ROBERTO Ventura Pérez Ciudad de México http://www.elfarodelacostachica.com/suplemento/vys08.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada