viernes, 22 de junio de 2012

Se exhiben petrograbados prehispánicos en Guerrero

Cultura •
 
Las piezas hacen alusión a deidades acuáticas, entre ells Tláloc, dios de la Lluvia y fueron descubiertas en 2007 en el sitio donde se exponen.
Ciudad de México • Un conjunto compuesto por 10 petrograbados prehispánicos de aproximadamente 900 años de antigüedad, que aluden a temas y deidades acuáticas, entre ellas Tláloc, dios de la Lluvia, se exhiben por primera vez al público, en la Zona Arqueológica de Tehuacalco, en Guerrero.

Las representaciones de piedra, hechas de granito y arenisca, fueron descubiertas en 2007 en el sitio donde se exponen, pero por cuestiones de conservación no se expusieron antes, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en un comunicado.

El arqueólogo Miguel Pérez Negrete explicó que en los petrograbados se pueden visualizar, además de las figuras talladas, espirales que simbolizan manantiales de agua y chalchihuites, pequeñas cuentas de piedra verde, que representan gotas de lluvia divina.

Se considera que los bajorrelieves, que miden aproximadamente 50 centímetros de ancho y largo, reproducen la morada de las deidades acuáticas, Tláloc y Tlaltecuchtli, esta última, dios de la Tierra, relacionada en este contexto con la agricultura y la fertilidad.

De las 10 representaciones monolíticas, dos de ellas aluden a un personaje decapitado y a la conmemoración del ciclo denominado Fuego Nuevo, que según la cosmovisión prehispánica, consistía en una magna ceremonia que se realizaba al final de un periodo calendárico de 52 años, señaló Pérez Negrete.

La celebración tenía la finalidad de bajar simbólicamente el fuego del cielo, y lograr que la vida persistiera por 52 años más; en el petrograbado se alude a este momento con un barreno, palo vertical que perfora una tabla horizontal, encima del cual se observa la representación de una flama.
Hasta el momento no se ha determinado qué cultura creó los petrograbados, aunque se estima que datan de alrededor de 1100 d.C., que se infirió a partir del fechamiento de la etapa constructiva del juego de pelota, en el que fueron encontradas las piezas.

Para atender los daños, especialistas del INAH, colocaron una mezcla de cal y arcilla en los espacios de las estructuras donde la tierra, que fungía como relleno, se deslavó.

La pieza que corresponde al Fuego Nuevo se desprendió de una banqueta en 2010 y este año se reintegrará a la estructura y se dejará expuesto.

Cinco de los petrograbados ya habían sido identificados con anterioridad, ya que durante investigaciones realizadas en el sitio durante 2007, se hizo el registro de una etapa constructiva anterior, respecto a la que era visible en aquel momento.

El año pasado, tras los fenómenos naturales registrados, que los arqueólogos se dieron a la tarea de quitar parcialmente la última etapa constructiva, con la finalidad de que los bajorrelieves quedaran visibles al público.

El nombre de la Zona Arqueológico de Tehuacalco, proviene de la palabra náhuatl tehuacalli, que se refiere a las pozas o pequeñas oquedades prehispánicas que fueron creadas por el hombre en las piedras con fines rituales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada