viernes, 21 de enero de 2011

Sobre Guillermo Sánchez Nava

En las ediciones del 20, 21 23 y 25 de enero de 2011, LA JORNADA GUERRERO publicó la siguiente nota:
.
Guillermo Sánchez Nava
Juan García Costilla
.
Guillermo Sánchez Nava nació en la comunidad El Peral, municipio de Chilapa, desde muy joven se trasladó con sus padres a Chilpancingo y fincó su domicilio paterno en la colonia Obrera; en la capital realiza sus estudios de secundaria y bachillerato e inicia los superiores en la Facultad de Derecho de la UAG, mismos que abandona en la primera mitad de la década de los 70 por la persecución de la que fue objeto por parte de la Policía Judicial del Estado, la Dirección Federal de Seguridad y la Brigada Blanca.

Guillermo fue fundador en 1972 de la Unión Estudiantil Guerrerense (UEG), organización que logra destruir las viejas estructuras de la FEUG que anteriormente estaba controlada directamente por el PRI. En el mismo año, su participación política fue fundamental para que el doctor Rosalío Wences Reza llegara a la Rectoría impulsado por las fuerzas democráticas y progresistas de la Universidad. En este proceso de transformación se implementa el proyecto histórico Universidad–Pueblo que desarrolla vínculos entre la UAG y la sociedad guerrerense.
Recuerdo como si fuera ayer que el día de la toma de posesión de Rubén Figueroa Figueroa como gobernador en 1975, Sánchez Nava en un acto de arrojo sube un equipo de sonido a la azotea del edificio de la Rectoría, ubicada en ese tiempo en la calle Juárez número 14, con el fin de denunciar los atropellos que sufrían campesinos en la sierra de Guerrero durante el período de la guerra sucia, además de exigir la presentación con vida de varios universitarios, acto que le costó la persecución férrea por parte de la Brigada Blanca y quienes dirigían la Policía Judicial de ese tiempo.
Sam –como se le conoce afectuosamente– sufrió también la cárcel, costo que pagamos los jóvenes de ese tiempo que soñamos e intentamos tomar el cielo por asalto. Al triunfo de Wences Reza como rector, Guillermo fue golpeado por porros encabezados por el Policía Judicial Bernardo Cuenca. Fotos de estos hechos obran en los archivos de Extensión Universitaria. En la búsqueda y persecución de Sánchez Nava estuvieron Ulises Acosta Chaparro, Francisco Bravo, alias La Guitarra, Urbano Luna Hernández, Herminio Díaz Tumalán, los tres hermanos Tarín, Epifanio Hernández Vélez y el mismísimo Isidro Chiro Galeana.
Nuestro compañero estuvo en la sierra de Guerrero en esos años al frente de un grupo de estudiantes voluntarios que acudieron al corte de café en forma solidaria con las familias serranas para que éstas no perdieran sus cosechas al estar las plantaciones cercadas por la Policía y el Ejército, no permitiendo la actividad agrícola ni a ejidatarios ni a peones.
En los 70, la historia registra su participación en la fundación de las preparatorias de Tecoanapa y Tierra Colorada con los compañeros Catarino, Copio y Nacho Luna. En esos años participa en la fundación de la Organización de Estudiantes y Ex Estudiantes Mixtecos, poniéndose al frente de esos trabajos con el compañero Hilario Morales Ramírez, de la comunidad El Piñal, en el municipio de Ayutla de los Libres; esta organización se funda para hacerle frente a los caciques y acaparadores que lucran con los productos del campo, siendo su primer congreso en la comunidad de La Concordia los días 26, 27 y 28 de junio de 1977 con la participación de 29 comunidades que se propone combatir el analfabetismo y los impuestos que el Ayuntamiento de Ayutla cobraba por la venta y el tránsito de mercancías en los caminos y terracerías. Una de las demandas será la construcción de nuevas brechas y lograr la definición de una zona escolar indígena.
La Organización de Estudiantes y Ex Estudiantes Mixtecos (OEEM) fue una organización de estudiantes y profesores que se constituyen como una asociación civil de origen indígena ante la falta de liderazgos y gestores que pudieran recuperar las demandas de los habitantes de la zona mixteca, esta inquietud nació en el año de 1970, en el que se forman círculos de estudio y reflexión sobre su problemática y en 1976 se incorpora a este proyecto el estudiante universitario Hilario Morales Ramírez, quien en poco tiempo se convierte en coordinador y principal dirigente de esta organización, que realizó su primer congreso regional mixteco en la comunidad de la Concordia los días 26, 27 y 28 de junio de 1977, constituyéndose formalmente la OEEM el día 28 del mismo mes y año.
A este congreso constitutivo asistieron representaciones de 29 comunidades que plantearon como problemática, la falta de maestros bilingües en las comunidades, el problema del analfabetismo, el problema de los impuestos para los campesinos que transitaban con mercancía por los caminos y brechas que comunican a la cabecera municipal y el impuesto por la venta de productos en el mercado municipal, la gestión para la apertura de nuevas brechas que comuniquen con Ayutla, la creación de una zona escolar entre los acuerdos que se tomaron; se tomó el acuerdo de celebrar cada año un congreso regional mixteco, de esa forma fue como se celebró el congreso Aguacachahue en 1978, Coapinola en 1978, Ayutla de los Libres en 1981.
Una de las demandas más sentidas de los pueblos mixtecos ha sido el Impuesto o Tributo que hasta 1978, el ayuntamiento ha cobrado a los campesinos que transitaban con sus mercancías por brechas y caminos que conducen de las comunidades a la cabecera municipal, no había libertad de tránsito sin haber antes pagado la cuota correspondiente so pena de ser encarcelado en la cárcel municipal, las garitas de cobro se instalaban en Tepuente, en la Pileta, los caminos de Chacalapa, de Cruz Alta, policías e inspectores cobraban los impuestos al igual que se hacía en el mercado municipal.
La dirección de la OEEM se planteó buscar solución a esta demanda de las comunidades indígenas, la oportunidad se presentó en enero de 1978, en la toma de posesión del señor Leonardo Vázquez como presidente municipal donde rompiendo el protocolo se plantea en la tribuna el pliego de demandas de las comunidades, que el presidente municipal no quiso recibir, ésta fue de las primeras acciones trascendentales de la organización, a partir de ese momento se suprimieron los impuestos de los caminos, dejando solamente los impuestos que se cobraban en el mercado.
A partir de ese momento se intensificó las visitas de la organización a las comunidades, donde se vivía un ambiente de hostigamiento por los caciques para con los líderes indígenas, que se sorprendían con los alcances de la nueva organización, y se filtraba la información de que serían eliminados los dirigentes comunitarios y los comisarios simpatizantes de la OEEM.
Una de las acciones que emprende Hilario Morales Ramírez con el apoyo de su organización fue la gestión y la organización de brigadas de alfabetización, del programa de educación popular de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), en el marco del proyecto Universidad. Pueblo que apoyó a las comunidades con la formación y capacitación de alfabetizadotes de la región donde se capacitó a los secretarios de las comisarías y a egresados de nivel secundaria, la UAG donó a las comunidades indígenas butacas, pizarrones, lámparas de gasolina, entre otros implementos para los círculos de estudio.
A iniciativa del profesor Benito Narciso Morales, subcoordinador de la OEEM y como respuesta a los reclamos de las comunidades en los congresos mixtecos se inicia una lucha por dotar a las comunidades de profesores bilingües para que los niños mixtecos aprendan en su misma lengua, ya que los profesores monolingües sólo se encargaban de castellanizar la enseñanza y los niños no pasaban de tercer año de primaria dado que era el grado máximo en la zona mixteca y quienes quería concluir su educación primaria debían de hacerlo en la cabecera municipal, en Ayutla no existía zona escolar bilingüe, la primera escuela bilingüe fue en Rancho Coapa fundada en junio de 1983, pero dependía de la zona de Igualapa y Tierra Colorada.
El 21 de mayo de 1981 es asesinado en Rancho Coapa el coordinador de la OEEM, Hilario Morales Ramírez, víctima del contubernio de los caciques de Coapinola y la Concordia que se confabulaban con los explotadores de los bosques de la forestal Vicente Guerrero y veían en Hilario un rival que se oponía a la explotación inmoderada de los bosques, existía ya una amenaza de muerte de los hermanos Juan y Pedro Álvarez, quienes eran los caciques y acaparadores de Coapinola; Pedro era el comisario de bienes comunales y Juan Álvarez el secretario de la comunidad y comisario mayor.
Después del asesinato de Hilario Morales se desata una cadena de crímenes de dirigentes indígenas que se mantenían en movimiento contra la tala inmoderada de los bosques, presumiéndose la responsabilidad del grupo de caciques tenía su antecedente en 1970, año en que Juan Álvarez asume el poder comunal, secundado por Pedro Luisa, quien fue comisario de bienes comunales de 1982 a 1998 y se oponía a cederlo, apoyado por un grupo de bandoleros que tenían asolada la región e intimidados a los ancianos mixtecos.
Ante estos acontecimientos, los miembros de la OEEM extreman sus precauciones al recorrer la zona mixteca, se suspenden las visitas a las comunidades con aviso anticipado, se llega a las comunidades de manera esporádica, caminando por las veredas en las noches, y algunos de sus principales dirigentes pasan a la vida clandestina, como es el caso del profesor Benito Narciso Morales, esta situación trae consigo la suspensión de la vida orgánica de la Organización de Estudiantes y Ex Estudiantes Mixtecos.
En su militancia revolucionaria, Sam fue simpatizante del Partido de los Pobres (PDLP) y de las Fuerzas Armadas para la Liberación (FAL), realizando tareas de propaganda y de apoyo logístico, esto durante la década de 1970.
Sánchez Nava es un hombre con fuertes vínculos con el sector campesino y el movimiento agrario, al asesorar a campesinos de Petaquillas, Amojileca y al Municipio de Apango con el compañero Lencho Dircio, hablante de náhuatl; en la Costa Chica estuvo presente en la recuperación de tierras en el campamento Tierra ó Muerte del Capulín y San Juan El Reparo; en Marquelia en el campamento Enrique Rodríguez con el compañero Martín Romero, Romero, compañero cívico recientemente asesinado.
Amitad de los 80, Sam estuvo en Nicaragua invitado a un evento convocado por los movimientos urbano populares del mundo, estuvo en Alemania en un congreso de estudiantes, fue solidario con los compañeros exiliados en Cuba; en 1986 viajamos a París a solidarizarnos con los exiliados latinoamericanos. La vida política y militante de Sam es amplia: fue miembro activista del Frente Nacional Contra la Represión y del Comité Nacional para la Defensa de Presos Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados por Motivos Políticos (EUREKA); se fue a realizar trabajo político a Zitlala, Olinalá y Chilapa, con compañeros como Bernardina Zozocoteco, fundando las prepas de Huamuxtitán y Cualac y recorriendo Alcozauca y la Montaña Roja, sueño del maestro Othón Salazar Ramírez, participó en movimientos con compañeros cívicos: con Pedro Chula en Cacahuatepec, con Martín Aceves en Iguala, con Raúl Valente Catalán en Chichihualco.
Entre 1979 y 1980, participó en la organización del Consejo General de Colonias Populares de Acapulco (CGCPA), creado a iniciativa de los colonos que se organizaban para la resistencia al desalojo del anfiteatro de Acapulco, acto que se proponía realizar el entonces gobernador Rubén Figueroa Figueroa, “que argumentaba” que los asentamientos irregulares eran los causantes de la contaminación del puerto.
El Gobierno del estado se proponía desalojar a 125 mil familias y reubicarlas en Ciudad Renacimiento, los colonos organizaron la resistencia activa, defendiendo su derecho sobre la posesión y la tenencia de la tierra, situación que se logró con el apoyo de la Universidad Autónoma de Guerrero que le proporcionó apoyo técnico además de legal. En el movimiento social de la defensa de la tierra, Sam destacó en la organización de 16 mil familias pertenecientes al CGCPA que lograron permanecer en el anfiteatro acapulqueño, poniendo un alto al desalojo al firmarse en julio de 1981 un convenio entre el CGCPA y el gobierno del estado, en el cual se fijó el compromiso de no promover nuevos asentamientos humanos y el gobierno se comprometió a no ejercer ninguna acción de intimidación ni el uso de la fuerza pública.
Estas luchas no fueron fáciles, el movimiento urbano popular trascendió las fronteras del estado y del país, contando con el apoyo y respaldo de amplios sectores sociales y gremiales. Apoyaron la UAG, la UNAM y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), las que de forma responsable crearon un proyecto alternativo de urbanización y autourbanizaciones.
Los grandes capitales nacionales y extranjeros se quedaron con las ganas de despojar a los colonos “e incorporar al anfiteatro acapulqueño al espacio del turismo internacional”, quienes por medio de la presión de la banca privada y los grandes contratistas de obra presionaron al gobierno del estado para que les cediera estas grandes extensiones de terreno con una vista hermosa hacia la Bahía de Santa Lucía.
En 1983, Sam con miles de universitarios participó en la defensa de los colonos del Campamento 13 de Junio, ubicado en el Cerro del Tanque; participó también con los ejidatarios de La Zanja, Copacabana y demás ejidos expropiados que hoy forman parte de Punta Diamante.
En muchas, muchas batallas, estuvo y estará Sam: con los choferes despedidos de la Flecha Roja, en el Movimiento postelectoral de 1988, en la lucha contra el bloqueo a Cuba, apoyando la ofensiva final del Frente Sandinista de Liberación Nacional, respaldando la revolución salvadoreña y al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, como voluntario en la Cruzada Nacional de Alfabetización en Nicaragua, dentro del programa de reconstrucción nacional.

Sánchez Nava tiene historia y arraigo dentro de la izquierda mexicana, participó activamente a partir de 1981 en la reorganización de la Asociación Cívica Guerrerense (ACG) y en 1983 en la refundación de la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR). La vertiente cívica enraizó en el pueblo, con principios como la construcción de una nueva sociedad donde prevalezca la justicia, la democracia, la igualdad y la libertad.
El movimiento estudiantil en la UAG en el período de 1972 a 1984, fue prolífico en la formación de cuadros dirigentes que participan en las causas democráticas en Guerrero, líderes que se formaron en la Universidad Pueblo con Rosalío Wences Reza, quien llevó la formación universitaria a todos los rincones del estado.
En 1981, Sam fue uno de los principales de la Asociación Cívica Guerrerense en un proceso unitario en el que concluyeron diversas organizaciones sociales y revolucionarias, pero posteriormente resurge la ACNR en los días 29, 30 y 31 de enero de 1983 en Iguala, como una organización de masas de carácter político revolucionario, con una vocación internacionalista y solidaria con los movimientos sociales y de liberación que se gestaban en todo el mundo, además de la organización de la Coordinadora Revolucionaria Nacional. Participamos con Sam en el Congreso de La Laguna en marzo de 1986 cuando se lleva a cabo el primer congreso de la ACNR, donde se acuerda la primera participación electoral que tendríamos en Guerrero, coaligados con el PSUM, PMT y PRT, fundando la Unidad Popular Guerrerense, que lleva como candidato a gobernador al Dr. Pablo Sandoval Cruz.
En 1988, apoyamos primeramente a doña Rosario Ibarra de Piedra como candidata del Partido Revolucionario de los Trabajadores a la presidencia de la República; posteriormente nos incorporamos al Frente Democrático Nacional que impulsaba a Cuauhtémoc Cárdenas a la primera representación nacional; en 1989 como acuerdo del segundo congreso de la ACNR celebrado en la ciudad de Querétaro, nos incorporamos como corriente cívica al Partido de la Revolución Democrática, que se formaba como resultado de la inconformidad que causara el fraude de 1988.
Guillermo es referente histórico de la izquierda mexicana, que se ha preocupado por luchar por el respeto a los derechos humanos, la organización del partido, la formación de los comités de base, es producto genuino del sacrificio y el espíritu de servicio, la lealtad y la perseverancia, cualidades que lo han llevado a ser diputado Local, federal y dirigente estatal del PRD; es un estratega político, hombre generoso, solidario y orador implacable, que ha dedicado toda su vida a luchar por un mundo mejor.
“Aquí estamos Sam, cuidando tu trinchera hasta tu regreso, tenemos todavía muchas batallas por compartir y muchas victorias por conquistar”. Ya vivimos la historia, ahora el reto es escribirla.
.
Consultados en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada