domingo, 24 de abril de 2011

Ninfa Mendoza de Albarrán, Directora del Museo de la Bandera


IGUALA, Gro., domingo 24 de abril de 2011

La entrevista del domingo

Ninfa Mendoza de Albarrán
Directora del Museo de la Bandera

Por Edmundo Santana
(Segunda y Última Parte)

Iguala, Gro., Abril 24.- En la primera parte de la presente entrevista a la maestra Ninfa Mendoza de Albarrán publicada hace ocho días, quedó para la historia la reseña de la transformación que en seis años ha tenido el Museo de la Bandera y Santuario a la Patria, quedando de manifiesto la importante labor que la maestra Ninfa ha desarrollado como directora de este recinto cultural, que a base de andar tocando puertas para “vestir” este espacio, se han logrado interesantes avances en la restauración de este histórico inmueble.

La maestra Ninfa Mendoza de Albarrán, nos platicó con lujo de detalles cómo fue logrando este cambio en sus dos primeras etapas correspondientes a las dos salas dedicadas, una a la Independencia de México y la otra a la Revolución Mexicana.

Nos relató los apoyos importantes con los que ha contado y los pasos que ha dado para la realización de ésta brillante tarea, que terminará seguramente con la conclusión de la tercera etapa de restauración que está a punto de iniciarse.

Mencionó las instancias a las que se acercó para conseguir réplicas de Pendones y Banderas, armas usadas correspondientes a los movimientos que se han dado en México, en fin, toda una serie de situaciones vividas para darle a Iguala, su ciudad adoptiva, un Museo y Santuario digno de admirarse, digno de la Cuna de nuestra Bandera, confeccionada en 1821.

-Maestra Ninfa, ¿cómo logró la información y confirmación de la veracidad de las banderas y de todas las piezas históricas que están en exhibición en este Museo y Santuario?

- Los Museos cuentan con investigadores que se encargan de hacer el guión histórico y de acuerdo a este guión, va la museografía. Los trajes, las banderas, las espadas, las armas de aquella época, todo absolutamente está basado en el estudio de los investigadores. Mire, por ejemplo, me gustaría conseguir esos azadones que el campesino usaba, los rastrillos con que se jala la hierba o zacate con que alimentaban a los animales en las haciendas de aquel entonces, porque esas fueron las armas que los hombres que se unieron a Hidalgo en el movimiento de Independencia, llevaban para enfrentarse al ejército del gobierno español. Machetes, palos a los que les sacaban punta, garrotes y unos cuantos rifles. Esas eran las armas que los investigadores vanaprovechan para integrar el guión histórico.

En las vitrinas no van a estar todas las banderas. Cuando llegué al Museo encontré dos juegos de banderas, pero son muchas más; en exhibición están sólo 17, ¿por qué?; es que de acuerdo al guión histórico sólo se contemplaba colocar las banderas que representaran una etapa importante en la historia de México y es que cada regimiento que participó en la Independencia, se mandaba hacer su propia bandera, aunque no eran representativas. Por cierto, la Bandera Trigarante ya la vamos a meter a la vitrina general en donde está la colección de banderas.

-Maestra, pasemos ahora a la tercera etapa. ¿Qué comprende ésta?

-Estamos terminando el proyecto de la segunda etapa y ya estoy elaborando el de la tercera, con lo que cerraré el ciclo de restauración y acervo cívico-cultural, que es nada menos, el Santuario a la Patria, verdadero corazón de este recinto, así lo considero sin temos a equivocarme. Para ello, convoqué a los historiadores del Consejo de la Crónica Municipal, a los arquitectos, a los museógrafos y a los investigadores, a Víctor Hugo Jaso, director del Museo del Fuerte de San Diego, quien vino con todo su equipo de colaboradores; les presenté mis ideas y ellos propusieron y las enriquecieron. Después de esto, elaboramos el proyecto y lo entregué al diputado federal de este distrito, Esteban Albarrán Mendoza -mi hijo-, para que tuviera una base con el fin de lograr etiquetar el recurso en la Cámara de Diputados. De esta manera, Esteban logra que para la tercera etapa de restauración, la Cámara autorizara a la Secretaría de Hacienda a través de Conaculta, otorgar al Museo de la Bandera la cantidad de 2 millones de pesos que serán única y exclusivamente para la restauración del Santuario a la Patria. Por otra parte, como usted ve, se están restaurando también en este momento los dos escenariosrios, los vestidores y aunque al recibir la responsabilidad del Museo de la Bandera, le hice algunos arreglos al que se le llamaba Auditorio “A”, al cual le impusimos el nombre de “Vicente Guerrero”, le cambié el piso que era de cemento firme y le puse loseta, cuyos gastos materiales corrieron a cargo del profesor Jorge Albarrán Jaramillo, mi esposo, y del entonces diputado local por Iguala, Esteban Albarrán Mendoza. Con mi sueldo, pagué la mano de obra. Bien, esta remodelación no está incluida en la tercera etapa, aquí hago un paréntesis para platicarle del recurso que conseguí para los dos escenarios. En el año 2010, el Gobierno del Estado de Guerrero me distinguió con la condecoración “Vicente Guerrero”, máxima presea que otorga el gobernador en turno con motivo del Aniversario de la Erección del Estado de Guerrero, después de que un jurado integrado por eruditos de la cultura en la entidad, analizó mi actuación, decidió entregármela, según reza la convocatoria “Por su conducta o trayectoria ejemplar, actos relevantes e históricos en beneficio del estado de Guerrero” y según palabras del gobernador Torreblanca Galindo “un reconocimiento por su labor en el Museo de la Bandera...”. En el marco de esta celebración, se han instituido premios al mérito civil a distintos personajes de la entidad y también del extranjero que hayan realizado una actividad en beneficio de Guerrero. Pues bien, con este motivo fui nominada para recibir una de estas condecoraciones. La más importante es la medalla “Vicente Guerrero”, la segunda es la “Juan Álvarez” y la tercera es la “Ignacio Manuel Altamirano”. Para mi sorpresa y satisfacción, el jurado me asignó la condecoración “Vicente Guerrero”, presea que me llena de alegría y orgullo porque yo tomé el trabajo del Museo con mucho entusiasmo, empeño e interés por transformarlo, en una palabra, con mucho amor porque se trata del Museo de Iguala, la ciudad a la que quiero tanto porque en ella hice mis estudios de primaria y secundaria y no sólo eso, aquí recibí mi título de profesora de educación primaria, aquí me formé y aquí vivo actualmente con mi familia, entonces, es una forma de retribuirle lo que a mi familia y a mí nos ha dado esta ciudad. Para esta asignación me pidieron que reuniera y enviara todos los reconocimientos que he recibido de las diferentes instituciones educativas, grupos culturales, grupos sociales, inclusive militares, en fin, toda clase de reconocimientos que conservo a través de este tiempo (seis años). Me hablan para darme a conocer el veredicto del jurado, lo que me llenó de orgullo y me siento alagada por ello; pero además, de asignarme la medalla “Vicente Guerrero”, me eligen para ser la persona que pronuncie las palabras a nombre de todos los galardonados. El 27 de Octubre del año 2010 nos vamos a casa Guerrero, me acompañaron mis hijos de los que no tenía la seguridad que estuviesen conmigo por la distancia y por sus actividades que tienen, mis amistades a quienes también invité y que por la misma situación no pudieron estar conmigo. Vino de México una amiga muy querida por mí a quien le dio mucho gusto el hecho de haber compartido con ella este merecimiento; yo estaba feliz porque estaban conmigo mis cuatro hijos, mis nueras, mi yerno, algunos nietos y desde luego, mi esposo, Jorge, quien me ha apoyado en todo y también me ha asesorado. Perdone maestro Mundo el haber hecho la remembranza de todo esto, pero lo hice porque aprovechando esta ocasión, en mi discurso incluí la solicitud pública al gobernador delante de tantos testigos, la de un apoyo económico para emplearlo en los esecenarios del Museo y Santuario. Al terminar la ceremonia y después de haber escuchado el discurso del señor gobernador Zeferino Torreblanca Galindo en donde hace alusión a mi persona (ya nos conocíamos por las relaciones que existían y existen con mi esposo Jorge y mi hijo Esteban), y al por qué me hice acreedora de la máxima presea “Vicente Guerrero”, me aborda el secretario de Obras Públicas, el arquitecto Torres Madrid y me dice que tenía instrucciones del señor gobernador de atender mi petición y me pregunta que cuándo me podría visitar, a lo que le respondí que cuando él me lo indicara lo recibiría con gusto en el Museo de la Bandera. Después de eso hubo un convivio que disfrutamos y nos regresamos felices de la vida, unos a Iguala, otros a México y Esteban se fue a Acapulco en donde tenía una reunión.

-Le voy a hacer una pregunta maestra. Por la trayectoria que usted ha llevado en el Museo de la Bandera y Santuario a la Patria, ha rebasado la figura pública que tiene su esposo Jorge Albarrán Jaramillo, ¿no hay peligro de que se ponga celoso por ello?

-Para nada, al contrario. El se siente muy orgulloso de mis logros, él es mi apoyo sin él quizá no hubiese logrado todo lo que he proyectado, lo que me he propuesto. Habla mi trabajo por mí y la gente me tiene confianza, pero se necesitan también relaciones y Jorge, mi esposo, las tiene. Él ha sido muy comprensivo al permitirme que yo disponga del tiempo necesario para que pueda desempeñar estas actividades en beneficio del Museo. Está convencido de que estoy en el mejor lugar para desarrollar mis ideas. Él me impulsa, me da ideas, me apoya y me relaciona con personas que me pueden ayudar a alcanzar las metas que tengo sobre el Museo. Además, él también es una gente valiosa, pues debo decirle que en el año 2008 se hizo acreedor de la condecoración “Juan Alvarez”, “Por sus méritos de servicios prestados a favor del estado de Guerrero y de sus habitantes”, con motivo del 159 Aniversario de la Erección del Estado de Guerrero, dicho en otras palabras, esta presea la obtuvo por los 400 jardines de niños, 450 escuelas primarias, 77 escuelas secundarias y 2 bachilleratos pedagógicos que creó durante su administración como Director General de Servicios Coordinados de Educación Pública en el Estado de Guerrero, que hoy se llama Secretaría de Educación (SEG). Él fue diputado local y por una iniciativa que presentó, se inscribieron con “letras de oro” los nombres de los héroes guerrerenses en los muros del recinto oficial del Congreso del Estado; como periodista también ha destacado, pues cuando trabajó en México en varios periódicos importantes, lo mandaron como enviado especial a cubrir destacadas e interesantes informaciones a distintos países del mundo y esto no lo hacen con todos, sólo con los que destacan en el oficio del periodismo, en fin, también tiene sus méritos y yo diría: muchos. .

-Bueno, volvamos al Santuario. ¿Qué pasó con el arquitecto Torres Madrid?

- Llega a Iguala y le enseño las áreas que deseo remodelar. Mi idea es de que el escenario hoy llamado “Vicente Guerrero” tenga ya el sistema profesional en toda su forma. Se queda pensativo y con toda honestidad me dice: “Maestra, eso sale muy caro y no traigo ese presupuesto, pero le vamos a remodelar las partes que son claves para un buen funcionamiento de los dos foros”. Me acompañaban en ese momento el arquitecto Juan García Ocampo y el arquitecto Eduardo Gama, éste último venía acompañado de otro arquitecto de nombre Samue. Total que me escucharon con todo respeto los arquitectos y empezaron a tomar forma las ideas que les iba sugiriendo. Por cierto, ellos ya se conocían porque me platicaron que cuando García y Gama eran pasantes o recién titulados, no recuerdo, llegaron a trabajar al despacho precisamente de Torres Madrid; esto me dio una seguridad y confianza de que las cosas iban por buen camino. Ya puestos de acuerdo me preguntó que quién iba a ser el responsable porque los recursos se manejarían por una asignación. El arquitecto Juan García declinó la obra, pues no trabajaba para el gobierno y quedó a cargo de la remodelación el arquitecto Eduardo Gama, quien tiene todo lo necesario para responderle al gobierno. Presupuestó la remodelación en un millón y fracción de pesos, lo envió, lo revisaron y se lo recortaron a 910 mil pesos. En un principio me preguntaron si yo podía manejar este recurso y se me hizo fácil decir que sí, pero resulta que ni el Museo ni la maestra Ninfa, estamos registrados ante la Secretaría de Hacienda para extender recibos hacendarios deducibles de impuesto, de tal manera que el recurso autorizado lo canalizaron a través del Ayuntamiento de Iguala en una cuenta especial, quedando desde luego como depositario. Nosotros no tenemos personalidad jurídica para manejar esas cantidades de dinero. Desde las otras etapas, las dos anteriores, quiero decirle que tampoco he manejado un solo centavo de esos recursos. El dinero se va al Ayuntamiento y de ahí salen los pagos directamente a los proveedores, a los que trabajan y a los que presentan factura de las compras que se les hacen. Los recursos que nos han dado se han gastado en su totalidad, peso sobre peso en las obras que en el Museo se hacen y se han hecho; los proveedores no le dan “diezmos” porque somos estrictos vigilantes y no permitimos que alguien llegue a tomar algo que no le corresponde, a nadie se le da “propina” por la compra de materiales, se ha aprovechado hasta el último centavo que nos autorizaron para dichas remodelaciones. Para este trabajo especial de los escenarios, también se está aplicando todo lo que nos asignó el Gobierno del Estado sin descuentos de nada. El arquitecto Gama, ajustó su presupuesto a 910 mil pesos y de inmediato tomó cartas en el asunto, trajo a su gente, el material necesario sin esperar a que se le diera dinero para ello, pues él tiene mucha solvencia económica y empezaron los trabajos de la tercera etapa. Hasta ahora, se lleva ya un avance de 95% en la remodelación del escenario “Vicente Guerrero”, la parte en donde yo tenía mis oficinas provisionales va a ser la biblioteca con su aire acondicionado y la llamaremos “José Magdaleno Ocampo”. El otro escenario, el que se le conocía como “B”, ahora se llama “Auditorio Ejército Trigarante” tiene sus gradas y va a contar con cabina de proyección y se le puso su aire acondicionado también. Se hicieron los vestidores para los artistas que usarán el escenario “Vicente Guerrero”, se le colocaron espejos, anaqueles, aire acondicionado; aquí se han realizado prácticamente muchos eventos entre obras de teatro, audiciones musicales, conferencias, festivales de danza folclórica, conciertos de ópera, presentaciones de libros, se han presentado compañías internacionales de ballet clásico ruso como “El Lago de los Cisnes”, el coro de Eslovaquia, los grupos artísticos de Costa Rica, Cuba, España, grupos culturales de Colombia quienes nos visitaron durante la Feria de la Bandera este año 2011, recitales poéticos, eventos de diferentes instituciones educativas de Iguala. En fin, se le han dado vida a estas instalaciones llenas de cultura e historia, proporcionadas a quien desee hacer uso de ellas, se dan todas las facilidades con ciertos requerimientos desde luego, no económicos, sino de cuidados para la conservación de los espacios que siempre hemos puesto a la disposición de todas las instituciones educativas y grupos culturales en general.

-¿Quiénes organizan estos eventos internacionales?

-El Museo y el Patronato, bajo una cuota de entrada de recuperación y otros, por decirle un ejemplo, Teléfonos de México va a presentar el Día del Niño una obra de teatro para los hijos de sus trabajadores y les vamos a prestar el local.

-Hay un cobro por prestar estas instalaciones?

-Hay un donativo que se proporciona por ofrecer un espacio, podium, sillas, aparato de sonido, proyector, pantalla, sanitarios e iluminación. Al término del evento, el personal del Museo se encarga de desmontar y guardar todo. El donativo es para mantenimiento del Museo, ya que debe recordar usted que este centro cultural no tiene presupuesto alguno y sí tenemos que adquirir materiales de limpieza como escobas, trapeadores, detergentes, etc. El donativo no es mucho, pero ayuda. Llevo un registro de lo que ha entrado por este concepto y de lo que se ha gastado. Ahora, no solamente los que dan donativo pueden hacer uso de estas instalaciones, no, a aquellos que no pueden aportar dicho donativo, se les proporciona el espacio gratuitamente para que lleven a cabo sus eventos. El donativo es de 300 hasta 800 pesos, el cual no lo considero gravoso.

-Maestra Ninfa ninguna dependencia del gobierno, como el Instituto Guerrerense de la Cultura, le pueden asignar una cantidad para mantenimiento del Museo de la Bandera?

-Desafortunadamente no. Busqué la forma de obtener un presupuesto, pero nunca fue posible, lamentablemente para las cuestiones culturales los gobiernos casi no aportan. Creí que dirigiéndome a la directora del Instituto Guerrerense de la Cultura podría obtener algo, pero mire, en el mes de enero del 2010, mis secretarias de la oficina, que eran Olga Torres Rodríguez y Graciela Hernández Ojeda, acabaron por renunciar, tal vez porque les salieron mejores oportunidades de trabajo, pues aquí el salario es muy bajo. Avisé a Chilpancingo, pidiendo al mismo tiempo que me indicaran los trámites y requisitos para reponer estas empleadas. Me dieron instrucciones de que enviara a las aspirantes para que hicieran un examen y cubrieran esas vacantes. Busqué a dos personas para que reunieran su documentación y presentaran examen para empleo; una lo aprobó y otra no…. ¿y sabe usted a quién tengo como secretaria?, a la que no aprobó, quien sabe por qué no lo aprobó, pues a mí me ha resultado una persona muy efiente. Perdí ese elemento pues no me podían contratar a quien no pasó el examen. Todo el año me la pasé hablando al IGC, al contador, al de personal y nunca me resolvieron nada, fue tanta mi insistencia que al final ya ni me contestaban el teléfono. Me daban mil excusas, largas al asunto y jamás me repusieron ese elemento. Yo necesito que envíen correos electrónicos, manejo de internet, hagan llamadas teléfonicas envío y recepción de correspondencia, elaboración de oficios y otros documentos y ante todo esto esto, lo que hice fue pedirle a la señora Chuy que se quedara conmigo y de mi sueldo le iba a pagar su salario; gano 2 mil 542 pesos quincenales y le pago a mi secretaria 1 mil 500 por quincena y me quedo con 1 mil 42 para emplearlos en gastos propios del Museo. Tengo un año y lo que va de este 2011 pagándole a Chuy para que me apoye. Se perdió la plaza de secretaria, el recurso y todo. Ya llegó la nueva titular del Instituto Guerrerense de la Cultura, licenciada Alejandra Frausto Guerrero de quien espero apoyo, ya que se nota que es una persona accesible y sensible a la cultura, pues hace unos días tuve oportunidad de tener comunicación telefónicamente.

-¿Cuándo cree usted que se terminen los trabajos de remodelación de los dos escenarios?

-Ya están por terminarse. Quiero que en el mes de abril, no sé qué fecha, inaugurar. Me puse en contacto con la Lic. Leopoldina, secretaria de la nueva directora del IGC, licenciada Alejandra Frausto Guerrero para comentar con ella de que en abril rendiré mi informe de labores, voy a inaugurar los trabajos de remodelación que se han hecho y mi deseo es de que me acompañe la directora del IGC a este acto. La Lic. Leopoldina me pidió que le enviara una ficha informativa en donde le señalara todo lo que se le ha hecho al Museo, pues la directora visitará todos los museos de Guerrero y quiere estar bien informada sobre todo del de Iguala de la Independencia.

Cuando el gobernador Ángel Aguirre Rivero anduvo en campaña, al visitar a Diario 21, me dijo: “Ahora que yo sea el gobernador de Guerrero, el Museo de la Bandera va a tener presupuesto”.

Debo aclarar una vez más que el apoyo que le pedí al ex gobernador Zeferino Torreblanca Galindo ha sido para los auditorios exclusivamente cuyas modificaciones están a punto de concluirse. Para la primera, segunda y tercera etapas se ha contado con presupuesto federal.

Tengo ya debidamente afinado el proyecto de la tercera etapa para la que liberaron dos millones de pesos.

-¿Cuál es la tercera etapa?

-El Santuario. Se va a cambiar la Bandera que por el paso del tiempo ya tiene unas picaduras y está decolorándose la tela. Se pondrá un pebetero para que tenga este sacro lugar iluminación con flama permanente, equipo para proyectar imágenes, audio que va a realizarse por parte de investigadores que vendrán a realizar un estudio para la creación del guión histórico. Estamos en ese proceso. Existe la confianza de que se van a poder aplicar los 2 millones de pesos a través del Ayuntamiento como se ha hecho en las tres anteriores ocasiones. Se le pondrá aire acondicionado, se cambiará el piso y es que, insisto, el que tiene por más que se limpia se ve sucio; Jorge, mi esposo, me dice que no lo haga porque el que tiene va de acuerdo con el Santuario y ahí sí difiero con él. El arquitecto Gama me dice que sí se debe cambiar, siguiendo el mismo concepto de la sala de banderas…. Mármol pulido, para que se vea limpio. El museógrafo Víctor Hugo Jasso trae arquitectos, diseñadores como el arquitecto Centella, el diseñador Gustavo Ibarra que coinciden con Gama y conmigo. Planean transformar la entrada del Santuario, pues dicen que la que tiene les parece muy pequeña, le van a dar vista, se le dará otro aspecto; el letrero que tiene también se cambiará. Ah, en la sala introductoria, la primera puerta que está a mano izquierda de la entrada al Museo, en donde está la Bandera Trigarante y unos cuadros que regalaron, ahí se harán unas vitrinas para poner a la Iguala en distintas épocas, además de unos gráficos y sostenes, de acuerdo con la investigación histórica que se está realizando. Se va a colocar una pantalla en donde se proyectará una maqueta virtual en la que se mostrará a la Iguala en distintas etapas. Si lo hacen así, va a quedar muy interesante. Esto y otro poco más, es lo que se piensa hacer con los 2 millones de pesos etiquetados por el diputado Esteban Albarrán Mendoza para el Museo de la Bandera. Estamos en ese proceso. Con ello, deseo fervientemente terminar y cerrar el ciclo de restauración del Museo.

-¿Y usted?

-A mi periódico, a mi familia o a lo mejor aquí mismo, pero ya deseo llevar a feliz término esta tarea que me tracé, misma que me ha dado muchas satisfacciones.

-¿De quién depende usted?

-Del Instituto Guerrerense de la Cultura, soy empleada de confianza. Cuando terminó su periodo de gobierno René Juárez Cisneros, el nuevo gobernador Zeferino Torreblanca me dejó los seis años. Ahora no sé qué piense el Lic. Ángel Aguirre Rivero, pero yo sigo trabajando como siempre, por el Museo y por Iguala.

-Pero es que no se puede quedar inconclusa la obra, todavía le falta la tercera etapa, ya tiene autorizado y liberado el presupuesto de 2 millones de pesos, pienso que va usted a seguir con esta tarea. ¿A qué llama usted etiquetar, quién etiqueta?

-Hacienda tiene un cuadernillo en donde están todas las etiquetaciones y allí aparece que para el Museo de Iguala, le asignan 2 millones de pesos y Hacienda los envía a CONACULTA y ésta dependencia quien ya tiene todo el proyecto, libera el recurso mandándolo a Iguala, al Ayuntamiento directamente porque es el depositario.

-El Diputado Esteban Albarrán Mendoza le consiguió los recursos para la segunda y tercera etapas.

-Sí, mi hijo los gestionó y etiquetó.

-Tiene usted dos apoyos muy grandes, bueno, tres con su esposo Jorge.

-Sí, la verdad sí. Esteban en este momento está en el lugar desde donde puede hacer muchas cosas y para orgullo y satisfacción de él y de su familia las está logrando. Los igualtecos son y serán los directamente beneficiados porque van a tener un Museo de primer nivel, a la altura de otros museos del país y del extranjero, según opinión de peritos en la materia. Por otro lado, tenemos diversas opiniones en el libro de visitas que también dicen y manifiestan lo mismo, que se van emocionados por saber muchas cosas que están expuestas en este histórico lugar; y van a saber más ahora que esté terminada la tercera etapa.

-Maestra Ninfa yo como igualteco tenía la idea de que se construyera en la parte de arriba del Museo, el Teatro de la Ciudad que tanta falta nos hace, pero viendo cómo ha quedado todo esto, enfoco mi idea en otro lugar, hay que buscarlo.

-Pues ya está ese lugar, el que está pegado al Museo, el que ocupaba el Cine Independencia; que alguien busque la manera de conseguir el recurso para comprar ese terreno.

-Sería directamente el Gobierno del Estado, ¿no? Pienso que no sería mala la idea, de que ahora que hay tanto igualteco como funcionarios en el gabinete de Aguirre Rivero, nos dieran una manita.

- Si, claro profesor Mundo. Ya está la inquietud. Es que hay que soñar y realizar esos sueños. Pero que sean sueños factibles, no imposibles.

-Maestra Ninfa, llegamos al final de esta entrevista, la que nos reveló aspectos que muchos desconocemos. De su obra hablará la historia. Le agradezco mucho el tiempo que me concedió en esta segunda ocasión. Muchas gracias.


Copyright: Diario 21

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada