lunes, 9 de mayo de 2011

Cuando Guerrero imprimía su propio dinero

RODOLFO VALADEZ LUVIANO

Tecpan, 8 de mayo. “Así como José María Morelos mandó acuñar las primeras monedas del México libre del yugo español, después del inicio de la Revolución mexicana, el estado de Guerrero manejó sus propios billetes”, explicó el coleccionista Trinidad Valadez Tepec al mostrar un billete de 100 pesos del Banco de Guerrero, que circuló entre 1913 y 1914.

El billete forma parte de su colección particular, que incluye otros de diferentes denominaciones hechos por el Banco de México así como los de otros países como Egipto, Nicaragua, Japón, Israel, Argentina, Bolivia, Ecuador, Colombia, entre otros.

En entrevista para La Jornada Guerrero, el también médico especialista en otoneurología y audiofoniatría, contó que el billete, que fue hecho después del inicio de la Revolución mexicana en 1910, le fue obsequiado por su tía, Julia Astudillo, “ella tenía un bar en la Costera de Acapulco. En ese negocio llegaban muchos turistas y viajeros, y aunque actualmente el billete tiene una inscripción que indica que está revalidado, mi tía asegura que circuló en aquellos años por la entidad y parte del país”.

De acuerdo con sus investigaciones, el billete, que tiene inscrito al frente y al reverso Banco de Guerrero, fue hecho por el Banco de Norteamérica para el gobierno del estado a principio del siglo pasado, “y existen otros de otras denominaciones, los cuales pude conocer cuando visité el Museo de la Casa de Cortés, en Cuernavaca donde están expuestos”.

Mostró también monedas de baja denominación y un billete, que según dijo, fueron hechos por la misma casa de moneda para el gobierno de Sonora, “éstas me las regaló mi suegro, Francisco Moroyoqui, e irónicamente, según lo que he averiguado, en aquella época, después del inicio de la Revolución, un billete de 25 centavos de Sonora tenía más valor que el de 100 pesos de los de Guerrero”.

“Así como José María Morelos mandó acuñar las primeras monedas del México libre del yugo español, las cuales se hicieron en la primera provincia libre de América Latina, la de nuestra señora de Guadalupe de Tecpan, después del inicio de la Revolución el estado manejó también sus propios billetes, lo que demuestra la importancia política que el estado tuvo durante las gestas heroicas que nos dieron libertad”, consideró el aficionado a la numismática.

Según la información que ofrece el Banco de México en su página de Internet, la Revolución de 1910 llevó al país a la escasez de numerario y el descrédito del billete de banco. Con la lucha armada se retiraron de la circulación enormes cantidades de monedas y resurgió el rechazo al papel cambiario.

No obstante, la falta de numerario obligó a autoridades municipales, a jefaturas militares y a comerciantes, mineros y hacendados a emitir piezas de necesidad. De tal forma que de 1913 a 1915 reapareció en México la moneda de ese tipo, pero sobre todo se multiplicaron las emisiones de papel. El primero en circular esas piezas fue Venustiano Carranza, quien a su vez autorizó a numerosos jefes revolucionarios la fabricación de sus propios billetes, vales y cartones para allegarse fondos.

Valadez Tepec agregó que además del billete tuvo en su poder una moneda acuñada en la comunidad de Nuxco, en este municipio, “que fue hecha, según recuerdo, antes de la Revolución, y digo recuerdo porque desafortunadamente la perdí”.

La Jornada Guerrero, 09 de mayo de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada