miércoles, 2 de marzo de 2011

Pirámide dedicada a Xipe Totec, en Huamuxtitlán, sin mantenimiento



SERGIO FERRER

Huamuxtitlán, 1º de marzo. La pirámide dedicada al dios Xipe Totec (El desollado), ubicada en el centro de la cabecera municipal de Huamuxtitlán, está bajo el resguardo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Fernando Téllez Ureña, custodio especializado en zonas arqueológicas encargado del lugar desde 1994, reconoce que falta recurso para preservar las más de 14 pirámides que se ubican en este municipio, las cuales no han sido debidamente estudiadas.

Del náhuatl Cuauhmochitlan o Cuamistlan que significa lugar entre guamúchiles, Huamuxtitlán se asienta sobre una zona arqueológica de la cual sólo ha quedado expuesto un basamento piramidal, localizado en la parte lateral de la iglesia principal.

El basamento tiene tres cuerpos con dos subestructuras, la más antigua tiene los restos del cimiento de teocalli; aplanado de estuco decorado con pigmentos de cuatro colores. Las escalinatas del último cuerpo que actualmente se observa, estaban asociadas a una tumba rectangular dividida por un muro, al realizar las excavaciones, se encontraron los restos óseos de un jaguar, víboras de cascabel y un gavilán según informa el INAH, 120 artefactos entre collares, puntas de lanza y otros pedernales, fueron llevados al Museo Regional, en Chilpancingo.

Téllez Ureña señaló que el sitio abre su puerta de domingo a jueves de 9 de la mañana a 6 de la tarde, asimismo comenta que hay días donde no recibe ninguna visita, y otros donde acuden escuelas desde nivel básico a medio superior con grupos de hasta 300 visitantes, de otros municipios o de Puebla.

Una zona donde se unen las tres mixtecas: guerrerense, poblana y oaxaqueña, Huamuxtitlán se encuentra entre la depresión montañosa conocida localmente como La Cañada y la vertiente del río Tlapaneco, es un lugar fértil, formaba parte de Puebla hasta la erección del estado, en 1849.

El especialista reconoció que se conocen aproximadamente 14 pirámides ubicadas en el cerro La Laguna, se menciona también la existencia de los restos de un espacio dedicado al juego de pelota, sin embargo, el INAH no cuenta con recursos para restaurar y conservar estos vestigios de una cultura de la cual no se sabe con certeza su origen, “la última reparación se hizo hace 7 años, el instituto concentra su atención en otras zonas más conocidas como Xochipala”, afirma Téllez Ureña.
“Barro y deshierbo, pero obviamente no es son los suficientes cuidados para la pirámide”, aseguró Téllez Ureña.

La Jornada Guerrero, 02 de marzo de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada