miércoles, 23 de febrero de 2011

Presentan la novela revolucionaria “La barbasca” de Jesús Valdés

Roberto Ventura Pérez

A tres décadas de haber sido editada la novela revolucionaria “La Barbasca”, del extinto Jesús Valdés Márquez, fue puesta nuevamente en circulación, gracias al patrocinio de la asociación civil Fraternidad Totolapense, quien la tarde del sábado 12 del presente mes y año, hizo la presentación oficial de la segunda edición del texto, en el Centro de la Juventud, Arte y Cultura Futurama, ubicado en el norte de la Ciudad, en el marco del centenario del natalicio del autor y del centenario de la Revolución Mexicana.

Esta obra del totolapense Jesús Valdés, es un libro de 187 páginas que se inscribe, sin duda, dentro del género novela de la Revolución Mexicana. El literato aborda el tema de la Revolución en Guerrero, singularmente del caudillo Jesús H. Salgado, un personaje de la vida real; de algunas de las incidencias del movimiento armado en esta región del país; así como de la vida de dos sectores marginados que, sin duda, participaron como revolucionarios: los barqueros del viejo Balsas y los miembros de la arriería.

Valdés Márquez fue un narrador nato que, con mano maestra y con un amor por el terruño inconfundible y entrañable, nos hace penetrar en los misterios de “La Barbasca” –primera corriente fuerte que arrastra los ríos al iniciarse la época de lluvias, haciéndonos experimentar la sensación de que estamos viviendo una de esas tremendas tormentas tropicales comunes en la Tierra Caliente.

Bolívar Ochoa, historiador y cronista, señala en el prólogo de “La Barbasca”, que la obra contiene atractivos detalles en toda su obra, “por eso nos parece importante asomarse en sus páginas donde se encuentran narraciones de primera mano sobre pasajes y personajes de la Revolución; por eso consideramos su reedición como obra conmemorativa durante el primer Centenario de la Revolución Mexicana, para conocer la historia e intentar explicar el presente a partir de sus antecedentes en el pasado.”

El presentador Vicente Téllez Navarro, historiador y poeta, comenzó señalando que “La Barbasca” es un libro modesto, con un gran contenido literario, que conserva el lenguaje regional calentano, que narra la vida de los barqueros, de los arrieros y el papel de éstos en el proceso revolucionario, adentrándose en pasajes de la revolución. “Nos vamos a encontrar con personajes de carne y hueso y otros personajes creados por la imaginación del autor.” De los primeros –señala- “podemos encontrar a Maximino Urriera, alias “El Churupete”, Bonifacio Vergara Castro “El Venado”, Albino Vergara “El Bule”, Custodio Hernández “La Serpiente”, Epigmeneo García “El Alacrán”, Maclovio Robles “El Sapo”, Froilán Jiménez, José Jaimes Quiroz, Francisco Jaimes “Pachito Jaimes”, Custodio Hernández, Damián Hernández, Miguel Heras, entre muchos otros”.

Agregó: “La revolución zapatista en Tierra Caliente murió el día en que se enfrentaron dos jefes muy aguerridos. Por un lado, el carrancista Miguel Heras y por el otro, el zapatista Custodio Hernández; los sobrevivientes cada quien se fue por su lado, y los voluntarios comenzaron a ajusticiarlos, a cobrarles las ofensas que había recibido de parte de ellos”. Y sentenció: “antes de que muriera Zapara, el zapatismo murió en la Tierra Caliente.”

Por su parte, el escritor y periodista calentano Gregorio Urieta Rodríguez señaló que “La Barbasca” es una novela de la revolución mexicana, escrita en espacios y momentos que hacen estar ligada histórica, social y sentimentalmente a los calentanos, por haber sido escrita por un calentano totolapense: el maestro Jesús Valdés Márquez. “Escuche hablar de La Barbasca hace varios años, para mí fue una referencia de una obra valiosa, pero desconocida por las generaciones actuales, una obra que al igual que el corrido de El Coyote de Nabor Mendoza, permanecen en el olvido y abandono, no obstante su valor literario e histórico. La Barbasca nos lleva directamente, de primera mano a personajes como al General Jesús H. Salgado, quien como sucede en toda sociedad ideológicamente heterogénea, en unos genera admiración y en otros comentarios hostiles. Para unos, pasó a la historia como un héroe, mientras que para otros será históricamente un bandido. Más la propia historia de su vida y la contribución histórica al proceso de cambio revolucionario, creo que lo ubica en general, como un héroe, un héroe guerrerense y en gran medida calentano.”
Urieta aseguró que la intención del autor al nombrar a su obra “La Barbasca”, fue usarla como pretexto para desarrollar el tema principal de su novela: la revolución mexicana en la Tierra Caliente, relacionada con personajes cuya vida dependía de su trabajo en el río: los barqueros. “Al utilizar el nombre metafóricamente, lo usa también como un recurso comparativo: la revolución fue una barbasca, un tumulto, un momento extraordinario en la vida de los calentanos, de los guerrerenses y los mexicanos, en la que confluyeron seres humanos de distintas clases sociales, con distintos intereses, con distintas formas de ver y concebir la vida, con distintos valores, que al igual que los peces embarbascados, saltaron de un bando a otro, que huyeron de la persecución, que vivieron angustiosamente al filo de la muerte, que sufrieron y que murieron; un acontecimiento que al igual que la barbasca, también era esperado ansiosa y angustiosamente por todos. Un acontecimiento que al igual que la barbasca, generó en los participantes grandes expectativas de cambio en sus condiciones y calidad de vida y a la vez grandes temores.”

“Con una gran claridad expone la forma como él vio, y seguramente vivió, aquel momento histórico como la revolución mexicana, que a lo lejos nos parece romántico y un gran ideal que otros intentaron lograr, pero que en su momento debió ser cruel, desgarrador y destructor, como lo presenta el maestro Valdés.”

Al final del libro, como epílogo, el autor sentencia: “Allá abajo, donde se juntan las grandes vertientes del sur de la República mexicana, quedó el valle en la hondura, esperando la llegada del hombre nuevo”.

Periódico Pueblo Guerrero, 21 de febrero de 2011

2 comentarios:

  1. Hola, me interesa el libro, sin embargo no encuentro en ningún lado cual es la editorial.

    ResponderEliminar