jueves, 3 de febrero de 2011

Rescatan del anonimato a héroes campesinos de la Revolución

Anonimato a héroes campesinos de la Revolución

Rescatan del anonimato a héroes campesinos de la Revolución

Presenta el Museo Regional de Guerrero exposición de 87 fotografías en blanco y negro, once de ellas inéditas; estarán en exhibición hasta abril próximo.

Notimex

Publicado: 02/02/2011 17:28

México, DF. Una serie de 67 fotografías en blanco y negro captadas entre 1910 y 1920, once de ellas inéditas, rescatan del anonimato a los héroes campesinos que dirigieron la lucha revolucionaria en Guerrero.

Ello forma parte de la exposición “La Revolución en el Sur. Testimonios”, que se presenta en el Museo Regional de Guerrero, en Chilpancingo, donde permanecerá abierta al público hasta abril próximo.

Francisco Herrera, investigador y curador de la exposición organizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), comentó que a través de estas fotografías “se busca dar a conocer al público cómo fue la Revolución en el estado, desvelar los rostros de los principales generales zapatistas que encabezaron la lucha, detallar cuáles fueron las regiones y pueblos que se levantaron en armas, y las demandas principales por las que pelearon”.

Una de las imágenes inéditas recuperada para esta muestra es la del general Nabor Mendoza, apodado “Coyote”, cuya gesta inspiró la novela-corrido “El Coyote”, del escritor guerrerense Celedonio Serrano Martínez, en la que narra pasajes y personajes de la lucha armada en esa entidad.

Este personaje revolucionario, nativo de Cuauhlotitlán —municipio de Tlalchapa, región de Tierra Caliente en Guerrero—, murió el 6 de marzo de 1918 en el paraje de El Molino, municipio de Ajuchitlán, en una batalla contra el militar carrancista Cipriano Jaimes.

Las fotografías proceden de colecciones particulares y archivos de instituciones, como el Fondo Casasola de la Fototeca Nacional del INAH, que prestó la mayoría de imágenes, del Museo Casa de Carranza y los archivos Histórico de la Defensa Nacional, General de la Nación, e Histórico de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Las imágenes son en su mayoría retratos de revolucionarios que aparecen solos o acompañados de sus estados mayores, entre ellos, los generales Heliodoro Castillo, Julio A. Gómez, Julián Blanco, Silvestre G. Mariscal, Crispín Galeana, Pantaleón Añorve, Ignacio Maya, Pedro Saavedra, Rómulo Figueroa, Ambrosio Figueroa y Martín Vicario.

En la muestra destacan también las fotos de dos de los “héroes populares” más importantes para los campesinos guerrerenses: los generales Encarnación Díaz y Jesús H. Salgado.

El primero fue originario de Mayanalán, en Tepecoacuilco, Guerrero, y sobresalió por haber sido el dirigente que precipitó, dos días antes de lo planeado, la Toma de Chilpancingo el 24 de marzo de 1914.

Con ello logró un ataque sorpresivo que le valió el triunfo y darle el territorio guerrerense a la causa revolucionaria zapatista. Fue hecho prisionero y fusilado en 1916.
En la exposición se incluye una toma del general Encarnación Díaz con su estado mayor, que fue maximizada a 16 por 20 pulgadas.

“Él fue uno de los héroes campesinos más importantes que le dio al zapatismo el control del estado y la posibilidad de poner en práctica un gobierno local a favor de los pobres”, señaló Francisco Herrera.

Por su parte, Jesús H. Salgado, originario de Los Sauces, municipio de Teloloapan, Guerrero, destacó por haber sido de los revolucionarios más constantes que no claudicó y que dirigía el movimiento zapatista en el estado.

A pesar del fallecimiento de Emiliano Zapata (abril de 1919), Salgado continuó con la lucha, incluso sin haber posibilidades de triunfo militar, hasta el 14 de febrero de 1920 cuando murió en combate en la sierra.

La muestra se acompaña de una alegoría de la época a través de la exhibición de herramientas campesinas, utensilios de cocina como ollas de barro y cazuelas, sombreros de palma, armas, billetes que expidió el Banco Revolucionario de Guerrero y una carabina 30-30, préstamo de Ricardo Infante Padilla, profesor de la Universidad Autónoma de Guerrero.

Asimismo, al inicio de la exposición se presenta el documental “Memorias de un mexicano”, creado por Carmen Toscano a partir de las filmaciones de su padre Salvador Toscano; fue estrenado en 1950 y presenta personajes relevantes del porfiriato y la Revolución. La cinta forma parte del acervo de la Filmoteca de la UNAM.

Para el montaje de esta exposición fueron primordiales las aportaciones históricas y fotográficas del antropólogo Samuel Villela Flores, de la Dirección de Etnología y Antropología Social, quien junto con Blanca Jiménez Padilla, directora del Centro INAH-Guerrero, es coautor del libro “Los Salmerón”.

“Un siglo de fotografía en Guerrero”, publicado por el Instituto en 1998 y del cual se obtuvieron 11 imágenes para la exposición.

“En este libro se recuperan varios de los testimonios gráficos obtenidos por uno de los mejores fotógrafos del estado, Amando Salmerón, quien al hacer tomas en su estudio o en inmediaciones de Chilapa y Chilpancingo, fue fiel testigo del proceder del gobierno porfirista”, destacó Francisco Hewrrera.

“Y la inconformidad del pueblo, el levantamiento y triunfo revolucionario, la búsqueda de la paz, la democracia y la estabilidad del país”, agregó.
Además, de acuerdo con la investigación del antropólogo Villela, Salmerón —quien falleció el 9 de febrero de 1951 en Chilpancingo— llegó a recibir invitaciones del líder revolucionario Emiliano Zapata para fotografiar campañas y a algunos de los prisioneros.

Otras 14 imágenes de la exposición fueron extraídas de los libros “La Revolución zapatista de Guerrero”, de Renato Ravelo Lecuona; “Crónica de la Revolución en Guerrero”, de Jesús Figueroa Alcocer; “Teloloapan, entre el tezcal y la sal”, de Jesús Guzmán Urióstegui; y “Revolución evolucionista de México”, de Theiner & Janowitzer.

La Jornada, 02 de febrero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada